La utilización de las diferentes técnicas de diagnóstico radiológico (radiografías) en la odontología permite ver en su integridad la estructura dental, accediendo allí donde la vista no llega. Es, por tanto, esencial para valorar la forma, la colocación y el estado de los tejidos de los dientes.