Estos aparatos de prótesis removible se sujetan a dientes naturales mediante dispositivos no rígidos, llamados retenedores (ganchos). 


Se pueden y deben extraer de la boca para facilitar la limpieza de los mismos.


Este tratamiento se realiza para reponer los dientes ausentes y las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo. 


Mejoran la masticación, la estética y el habla.