Se encarga de la prevención y tratamiento de las irregularidades dentales, faciales y la mala oclusión o mordida.


Mediante esta especialidad se diseña, aplica y controla aparatos correctores. 


Es aconsejable una primera revisión a los 6 años, permitiéndonos detectar problemas óseos y de posición de los dientes.


Con la ortodoncia tenemos la posibilidad de corregir los huesos de la cara, consiguiendo una mejor armonía estética facial.